Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

El Matrimonio Igualitario en México: ¿Ficción o realidad?

El Matrimonio Igualitario en México: ¿Ficción o realidad?
Artículos Comunidad Editorial

El matrimonio entre personas del mismo sexo, también conocido como matrimonio homosexual, matrimonio igualitario o matrimonio gay, reconoce legal o socialmente un matrimonio formado por contrayentes del mismo sexo biológico o legalmente reconocido.

Las primeras leyes de la época actual en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo fueron aprobadas durante la primera década del siglo XXI. Hasta la actualidad, en 2016, 19 países (Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Colombia, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Portugal, Sudáfrica, Suecia y Uruguay) permiten casarse a las parejas del mismo sexo en todo su territorio y otros dos (México y Reino Unido) lo permiten en una parte del mismo. Finlandia, las Islas Feroe, así como Guernsey, Jersey, Gibraltar y la Isla Ascensión (estos cuatro bajo soberanía británica) han aprobado en sus respectivos parlamentos leyes que permitirán el matrimonio entre personas del mismo sexo, previstas para entrar en vigor en 2016/17.

Junto a la institución del matrimonio, y en muchos casos como alternativa, existen instituciones civiles adicionales, muy diferentes en cada país y comunidad, con denominaciones distintas, como parejas de hecho o uniones civiles, cada cual de una naturaleza, requisitos y efectos ad hoc, según la realidad social, histórica, sociológica, jurídica y política de cada sociedad. Estas instituciones son consideradas por movimientos de derechos humanos como instituciones apartheid y en muchos casos (especialmente cuando no otorgan los mismos derechos) son criticadas por fomentar la discriminación y crear ciudadanos de segunda clase.

Mientras tanto, en México…

El 17 de mayo del 2016 el presidente de México, Enrique Peña Nieto, propuso una iniciativa a nivel nacional de “matrimonio sin discriminación” con lo cual el matrimonio entre personas del mismo sexo en México se podría realizar en todas las entidades federativas que integran el país. La ley sigue aún en debate en el Congreso de la Unión, esto tras la resolución de jurisprudencia 43 2015 de la SCJN emitida el 12 de junio de 2015, en la cual obliga a todos los jueces a seguir este criterio favorable en todos los amparos que se interpongan, en cualquier parte del país, y en donde aún no están legalizados este tipo de matrimonios. Únicamente se pueden realizar en la Ciudad de México, Quintana Roo y Coahuila, además de que les permite gozar de todos los beneficios que ello implica como la seguridad social por parte del IMSS e ISSSTE y las instituciones sociales de vivienda como el INFONAVIT y FOVISSSTE así como adopción de menores.

Actualmente están legalizados y se pueden realizar de manera directa (sin amparo) en los estados de Ciudad de México, Quintana Roo, Chihuahua, Coahuila de Zaragoza, Nayarit, Jalisco, Sonora, Campeche, Michoacán, Morelos, Edo. Mexico y Colima. Próximamente estarán disponibles en los estados que sus congresos ya han votado en el pleno pero no ha entrado la ley respectiva en vigor en: Chiapas. Acentuando que en el Estado de Guerrero se respete sólo en ciertas municipalidades.

No obstante, se aplazó de nueva manera la legislación, ya que el presidente de la Junta de Coordinación Política: Cruz Juvenal Roa Sánchez, tomó a consideración las presiones del sector conservador inconforme.

En el estado de Michoacán en particular, en el mes de mayo de 2016 y en sesión ordinaria, los diputados derogaron la procreación como fin del matrimonio y aprobaron reformas al Código Familiar Estatal estas reformas fueron aprobadas con 27 votos a favor, ocho abstenciones, de los legisladores panistas, y cero votos en contra.

La primera unión de este tipo en Michoacán, se realizó en junio del mismo año entre dos mujeres en Morelia.

Por otra parte, la legislación en el Congreso de la Unión por parte de la Cámara de Diputados (México) y la Cámara de Senadores de México entró en sesión extraordinaria el 13 de junio de 2016 para debatir la reforma Constitucional hacia el artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1917) propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto anteriormente el 17 de mayo de 2016, en la que incluye a los matrimonios y adopciones igualitarias de manera específica.

Las marchas

En el mes de septiembre de este año, el grupo católico denominado “Frente Nacional por la Familia” y otra organizaciones similares convocaron y se unieron a marchas en unas 120 ciudades del país en contra del matrimonio igualitario con un argumento que sostiene que el matrimonio se refiere solamente a la unión entre un hombre y una mujer, por lo que trastocarlo afecta también a los niños, quienes pierden su derecho a tener “una mamá y un papá”, y al tocar el matrimonio como solamente la unión entre un hombre y mujer, se  afecta la unión central de la sociedad, que es la familia”. “Pero no estamos en contra de las personas que tienen atracción homosexual, creemos que merecen respeto”, aclaran.

En México, de 28 millones 700,000 hogares, 11 millones 700,000 (40.7%) están conformados por parejas heterosexuales casadas y con hijos comunes, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Hasta 2014, se tenían registrados 1,687 matrimonios igualitarios en el país, de acuerdo con datos del INEGI. De estos, 880 correspondían a parejas conformadas por hombres y 807 a parejas de mujeres.

Sin embargo, en noviembre de este año, una comisión de la Cámara de Diputados de México rechazó la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar el matrimonio gay a nivel nacional, una iniciativa que desató enormes manifestaciones a favor y en contra.

La iniciativa que buscaba consagrar en la Constitución el derecho de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio fue rechazada por votación de 19-8, con una abstención, en la Comisión de Puntos Constitucionales de la cámara baja.

Edgar Castillo Martínez, secretario de la comisión, dijo que el resultado significa que el asunto está “total y definitivamente concluido”, de acuerdo con un sumario difundido en línea por la Cámara de Diputados.

La Corte Suprema determinó el año pasado que era inconstitucional que los estados prohibieran el matrimonio entre las personas del mismo sexo, pero esa decisión no tuvo el efecto de revocar o modificar ninguna ley, lo que significa que las parejas aún deben presentar una demanda en cada caso por el derecho a casarse.

Los matrimonios gay sólo han sido legalizados formalmente en algunas jurisdicciones, como la Ciudad de México, el estado norteño de Coahuila y el de Quintana Roo en el Caribe.

La propuesta de Peña Nieto en mayo habría introducido a la Constitución los principios del fallo de la Corte Suprema y habría extendido dicho derecho a todo el país. El Partido Revolucionario Institucional, al que pertenece el mandatario, sufrió fuertes reveses en las elecciones legislativas efectuadas en junio, y posteriormente ya no hizo mucho por impulsar el tema.

El Partido de la Revolución Democrática, dijo que la medida había sido bloqueada debido a maquinaciones políticas. Refiriéndose a ella como “una reforma de la que deberíamos sentirnos orgullosos, porque los derechos de las minorías no se ponen a votación, se amplían y reconocen, y es el Congreso quien debería tutelarlos”.

El Partido Verde, aliado del PRI dijo que estaba votando contra la medida debido a conflictos constitucionales y porque el matrimonio está gobernado por los códigos civiles de los estados.

De acuerdo con el Frente del Orgullo Nacional, que agrupa a más de 70 organizaciones defensoras de los derechos de la comunidad LGBT, el Frente Nacional por la Familia ha difundido ideas equivocadas y “mentiras” sobre el matrimonio igualitario.

“Ha habido una confusión: la gente piensa que el matrimonio igualitario solamente habla de las parejas homosexuales, pero es una figura jurídica que incluye a todos”, aseguró. “Al final del día, el matrimonio igualitario construye un suelo de igualdad”.

El Frente del Orgullo Nacional considera que parte del “discurso de odio” contra la población LGBT y las familias homoparentales viene de la Iglesia católica, por lo que en el mismo mes de septiembre convocaron a su vez a una marcha para pronunciar su inconformidad contra los comentarios emitidos por el clero.

La comunidad LGBT “somos parte de familias: crecimos en una y hacemos las nuestras”.

A su vez, y en ese momento, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación señaló en un comunicado que “el Estado mexicano no reconoce un solo tipo de familia en particular o un “modelo de familia ideal”, sino que lo que protege es a la familia como realidad social, incluyendo en ella a todas las formas y manifestaciones que de la familia existen en la sociedad”.

El tema vuelve a tomar auge debido a que recientemente se reveló que el PRI y sus aliados pretenden eliminarlo de la Constitución que regirá a la ciudad de México, lo que además contradice y pone en entredicho todas las campañas e invitaciones a disfrutar de la ciudad de México como una gran capital Gay Friendly.

Con este panorama, está visto que el tema de matrimonio igualitario va para largo y entre un pasito pa’delante y dos para atrás, seguimos sumidos en una sociedad de doble moral donde los derechos que otorga un matrimonio legal a cualquier cónyuge siguen siendo coartados a gran parte de la población homosexual, negando su parte activa en la economía del país, más allá de enjuiciarla desde la trinchera de la religión, la mojigatería de las instituciones supuestamente “laicas” y los políticos cuya sensibilidad les permite condenar y actuar en contra de la naturaleza sexual de los individuos, pero no los deja acabar con los actos de corrupción, prepotencia y discriminación que emanan de sus filas.

¡No nos quedemos callad@s!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Translate »